Naces, compras y mueres

Oir esto me planteó algunas preguntas que  nunca me había hecho: ¿Animales de pura  raza? ¿No son todos los animales vivos  iguales? ¿Porqué vale más una vida de  "pura raza" que una "mestiza"?
La intención de todas las imágenes se
podría resumir en dos palabras:
obedeces o compras. El único objetivo
de las señales era: ordenarte o venderte.
Ayer fui a una ver a una persona a un barrio muy conocido de la Ciudad de México, uno de los más modernos.

Como llegué temprano decidí darme una vuelta por el lugar. Me gusta caminar por los lugares que visito para observr y hacer fotografías.

Pensé que sería interesante visitar conscientemente el prototipo de ciudad moderna.

Después de un rato caminando hice un descubrimiento importante: La intención de todas las imágenes que se podría resumir en dos palabras: obedeces o compras. El único objetivo de las señales era: ordenarte o venderte.

Tras media hora caminando, no encontré nada digno de admirar o fotografiar o que estuviera hecho con la intención de compartir, comunicar o embellecer.

Los edificios eran muy parecidos, casi todos cuadrados, y observando, pensé que en lo moderno no importa nada la belleza, solo la funcionalidad.

Las imágenes que encontré fueron señales de tráfico, propiedades privadas donde se prohibía el paso y sobre todo anuncios donde se vendían productos. Había oído mucho hablar de estos lugares, prototipos de las ciudades modernas, como buenos lugares para vivir, sin embargo me parecieron una especie de Matrix donde se controla todo y no se "regala" nada.

Hace unos años tuve el gran privilegio de entrevistar al Arqueólogo e Investigador Reginaldo Alec Campos, el cual nos concedió una entrevista impresionante que guardo como un tesoro y que explica porqué las ciudades modernas ya no tienen alma y son como enormes centros comerciales: ¿Es extraño que, ante este vacío, y este uso de las personas como mercancía, las cifras de depresión y ansiedad sean tan grandes?

En un extracto de la entrevista Reginaldo Alex Campos habla de esta cultura en lo que único que importa es producir y define al hombre moderno como un Homus Economicus. Que ahora está siendo convertido en Homus Pokemonensis. Quién iba a imaginar hace unos años que de esclavos programados muchas personas pasarían a ser zombies sin alma controlados por la inteligencia artificial. 

Este texto explica, desde el punto de vista histórico, porqué la ciudades modernas no tienen espacio para la cultura, para la naturaleza o para la humanidad y son una especie de grandes centros comerciales diseñados para unos seres que pareciera que nacen sólo para obedecer, comprar y morir.

Estas son las palabras de Reginaldo Alec Campos, te pido que las leas con atención:

Existe (en) un evento de cualquier índole, por ejemplo producir, lo que los antiguos filósofos sobre todo en la Edad Media le llamaron el Deus Ex Maquina que es una fuerza mecánica pero sin sentido que está evolucionando, evolucionando y que nunca tuvo prinpicio y que nunca tendrá fin o que si tuvo un principio nunca tendrá un fin.

Eso aplicado a las actividades humanas es un Deux Ex Máquina, que hay que comprar y producir, consumir, producir, consumir, producir, entonces llega el momento en que el hombre pierde su esencia Psicológica porque la mentalidad del hombre no es estar nada más produciendo, y (esto) nos lleva exactamente a lo que estamos viviendo en la actualidad, que es un mundo con ciertos avances, porque tampoco son la gran cosa, aunque creamos todo, ni el internet, ni los viajes a otros planetas es todo el avance del universo, porque frente a ese, entre comillas, "avance", está la destrucción de la propia naturaleza, la destrucción de la ecología, entonces no es avance, el avance es de que se haga mejor sin perjudicar, y si perjudica ya no es avance, lo que se hace es transformar al hombre y lo está transformando en un algo que es un Homo Economicus, un ser que produce y un ser que consume y el que no produce y el que no consume no es un ser...evidentemente que el que produce y consume puede ser un ser, pero también el que no produzca y el que no consuma (para cualquier religión) también es un ser humano...

Reginaldo Allec Campos
Arqueólogo e investigador mexicano
Oaxaca, 12 de abril del 2009
Este diario recoge algunas historias y reflexiones sobre cosas que me pasan en este misterioso viaje que es la vida. Desde la posición de un observador registro algunas situaciones que se presentan ante mí.

Aunque lo intente, mi observación no siempre será acertada, muchas veces estará limitada por mis creencias y condicionada por mi forma de ver el mundo.

Aunque las historias que aparecen en este blog están basadas en hechos reales todas deben ser consideradas cuentos fantásticos. La realidad, para bien o para mal, es sólo una percepción y siempre está condicionada por nuestras creencias y nuestra imaginación.