Viaje al Centro del Universo. Parte 19: El jaguar negro

El jaguar negro

El Hotel Casa del Balam de Mérida 
será nuestra casa dos días. Está 
situado en pleno centro, es atendido 
por gente muy simpática y tiene un 
buen precio.
Salimos de Valladolid hacia Mérida donde pasaremos los dos últimos días de nuestro viaje.

Nos quedaremos en la Casa del Balam, un hotel situado muy cerca de la catedral, atendido por gente muy amable y con un buen precio.

Días atrás olvidamos una tarjeta de crédito en el Hotel Boutique Flycatcher Inn y tenemos que pasar a recogerla.

A todos nos alegra tener que regresar a Santa Elena, que está a una hora de Mérida. Pueblo que ha sido nuestra casa durante muchos días.

Disfrutamos de un rico desayuno con Kristine, Rosita y Santiago, del Flycatcher Inn, escuchando sus hermosas historias de la selva y sobre las tradiciones mayas.

Tras despedirnos pasamos por el pueblo a comprar miel, dulces con el sabor de la panadería la Virgen Morena y unas frutas en la frutería local. Después de esto estamos listos para nuestra siguiente aventura en las grutas de Calcehtok o XPukil, uno de los lugares más mágicos de Yucatán.

Nada más llegar a la carretera encontramos otro perro atropellado. ¡Que gran cantidad de animales muertos hemos visto en la carretera durante nuestro viaje! Las carreteras se construyen sin importar el gran daño que hacen la naturaleza y son asesinas implacables. Si el diablo existe fue él quién las inventó.

Unos vecinos de Valladolid nos comentaron que recientemente han muerto dos jaguares atropellados en la carretera a Cancún. Existen formas de proteger a estas especies amenazadas, cómo poner pasos para animales bajo las carreteras, pero no voy a ser inocente, comprendo que nuestra sociedad está organizada para adorar al dinero, no para proteger a los jaguares.

Cerca de Calcehtok vive un jaguar negro y a pocos kilómetros hay ahora una carretera más moderna y más rápida para que los turistas de nuestra sociedad enferma puedan avanzar más rápido en su destructivo viaje a ninguna parte.

Hace pocos años en Yucatán las carreteras eran estrechas y los animales tenían la posibilidad de esquivar los coches. Hoy los vehículos pasan tan rápido que los animales no tienen posibilidades de sobrevivir.

A mi mente viene el recuerdo de los linces ibéricos de mi tierra, España, felinos que han sido practicamente exterminados. ¡Cuántos linces y animales habrán muerto atropellados en las carreteras de Andalucía en los últimos treinta años!

El laberinto natural de Calcehtok o Aktun X-Pukil  además de servir de refugio para muchas especies  animales amenazadas por el llamado "desarrollo",  es el hogar de los aluxes, los duendes mayas
El laberinto de Calcehtok o Aktun 
X-Pukil además de servir de refugio 
para muchas especies animales 
amenazadas por el llamado 
"desarrollo", es el hogar de los
aluxes, los duendes mayas.
Cuando ampliaron la carretera de mi pueblo yo era muy joven pero aun recuerdo a los vecinos se oponían, muchos sabían que la nueva carretera no traería nada bueno.

De todas formas de nada sirvieron las protestas, el gobierno nunca ha respetado ni respetará la opinión de la gente.

Es un hecho doloroso que a las personas solo las quieren para votar. Una vez pasadas las elecciones lo prometido ya no es deuda.

Hay que recordar que el verbo votar viene del latín votare (hacer votos, ofrendas religiosas). Votare procede de Votum, que es una ofrenda religiosa o promesa que se le hace a los dioses pidiéndole algo. Los políticos se creen dioses y actúan como ellos, por eso se les vota.

Para convencer a la gente de lo buenas que eran las carreteras y los coches se usaron todos los medios disponibles. En la televisión las series mostraban a jóvenes exitosos con sus magníficos coches manejando en las grandes carreteras. Los "locos" y los "tontos", como yo, salíamos en las películas caminando y sin novia.

Tristemente varios de mis amigos creían que las películas eran reales y perdieron la vida de forma trágica imitando las carreras de coches que veían en las series de televisión. Sus accidentes no fueron arreglados con efectos especiales y sus muertes fueron reales.

Recuerdo que la más descarada manipulación era una serie de televisión que se llamaba "Autopista hacia el cielo" (Highway to Heaven). Esta serie estaba pensada para que las personas relacionaran a las autopistas con lo celestial, era en las carreteras donde estaban los "ángeles".

Y la serie no mentía porque las autopistas y las carreteras se llevan para el cielo a muchas miles de personas y animales cada día, siendo una de las principales causas de muerte en el mundo.

Ahora que ha pasado el tiempo miro en perspectiva y me pregunto: ¿Quién iba a imaginar que la carretera, símbolo de "modernidad" y "desarrollo", acabaría trayendo tanta pobreza y destrucción a mi tierra?

En lugar de traer "progreso" las autopistas sirvieron para que las empresas pudieran sacar los productos de las minas y la madera de los bosques. Después las multinacionales trajeron por ellas sus productos de China para destruir a todos los artesanos y pequeños comerciantes.

Además, por estas recién hechas carreteras se trajeron las drogas y el alcohol necesarios para destruir el futuro de mi generación y de todas las que vinieron detrás. La droga, legal o ilegal, puede ser un arma muy efectiva si quieres destruir una comunidad o una cultura.
León íbero en el Museo Arqueológico 
de Espera, Cadiz. Estas esculturas son 
lo único que queda de los leones en 
Europa, unos milenios después los 
europeos están acabando hasta 
con las abejas.

Pensando en el jaguar negro viene a mi mente el Museo Arqueológico de Espera, cerca de donde nací, donde hay unas esculturas de leones esculpidas por los íberos. Es todo lo que queda de los leones en Europa. Siglos después los europeos están acabando hasta con las abejas.

Comprendo entonces, que la misma destrucción disfrazada de "modernidad" que arruinó España ha llegado a México. Las cosas que suceden son tan parecidas que tengo la sensación de estar viviendo un Deja Vu.

Observo a los coches pasar por la carretera a alta velocidad preguntándome: ¿Serán conscientes los mexicanos de que están tomando el mismo camino que España? ¿Habrán comprendido que detrás de esta falsa modernidad se oculta la destrucción de su país?

El primer mundo

Han pasado casi veinte años y veo en México  a los mismos personajes haciendo las mismas  promesas de "progreso" y "desarrollo" que se hicieron escuchaba en España cuando era niño.  ¿Serán conscientes los mexicanos de que están  tomando el mismo camino que España?  ¿Se darán cuenta de que detrás de la supuesta  "modernidad" que les están prometiendo se  ocultan la explotación de sus recursos y la  destrucción de su cultura?
Han pasado décadas y veo en México 
a los mismos actores haciendo las 
mismas promesas de "progreso" y 
"desarrollo" que oía en España cuando 
era niño. ¿Serán conscientes de que
están tomando en México el mismo 

camino que España? ¿Se dan cuenta 
de que detrás de la supuesta 
"modernidad" se ocultan la explotación 
de sus recursos y la destrucción de 
su cultura?
Cuando el "primer mundo" llegó a España yo era un joven músico que intentaba avisar a mis paisanos de que estaban siendo engañados.

Serían los primeros, sí, pero los primeros en arruinarse y perderlo todo.

Pensaban los españoles que los políticos extranjeros y las multinacionales los salvarían de sus corruptos. No comprendían que la ambición y la avaricia no tienen nacionalidad. Cambiaron a unos depredadores por otros más grandes y más fuertes.

Esos años escribí poesías, hice letras de carnaval y puse música a canciones que avisaban de la desgracia que se avecinaba. Por supuesto que nada de esto sirvió.

Y no sirvió porque todos estaban demasiado ocupados viendo la televisión y tomando cerveza en los bares.

Para muchos el fútbol era más importante que sus propias vidas y el futuro de sus hijos. Y lo que decían la prensa y la televisión era para ellos más real de lo que veían sus propios ojos.

Y mientras se aprendían de memoria las alineaciones del Madrid y el Barcelona se quedaron sin economía y sin país.

En una visita reciente encontré a un viejo amigo en un café que me conversaba sobre lo mal que estaba la situación económica, cada vez había más pobreza y más corrupción.

Mi amigo dijo: "Chico, tu eres de los que lo decías, tu decías que esto iba a acabar mal y no te hicimos caso. Eramos como el pez que no es capaz de ver el agua en la que nada". Otro amigo intervino, dándole la razón y dijo: "Cuántas veces nos reímos de ti, cuántas veces nos avisaste de que venía esta crisis, todos te veíamos como a un tonto y los tontos eramos nosotros".

Casi dos décadas después, muchos siguen sin comprender la trampa en la que están.  Aunque intenté ayudar a mi comunidad no tengo la conciencia tranquila, pude hacer mucho más y no lo hice, me preocupé por salvarme yo.

Dijo Einstein que "no se pueden resolver los problemas con el mismo tipo de pensamientos que se usan cuando los creamos." Me pregunto cómo todavía la gente sigue creyendo que los mismos políticos europeos, los mismos banqueros y las mismas multinacionales que los arruinaron los van a salvar. ¡Es como pedirle que te cuide dinero al que te está robando!

Mirando a las nuevas zonas deforestadas en la selva yucateca me pregunto: ¿Tomará México el mismo rumbo que España? ¿Acabará también arrasado y destruido por la "modernidad", el "desarrollo" y las multinacionales?

El Laberinto

Cuando llegamos a las grutas de Calcehtok  sus guardianes nos regalan un gran privilegio  ya que nuestro guía será Salvador Cuy, hijo  del ya fallecido Roger Cuy, quién dedicó su vida a proteger este laberinto natural.
Cuando llegamos a las grutas de 
Calcehtok sus guardianes nos 
regalan el privilegio de que 
nuestro guía será Salvador Cuy,
hijo  del ya fallecido Roger Cuy,  

quién dedicó su vida a proteger 
este laberinto sagrado.
Calcehtok significa "piedra de cuello de venado" y X-Pukil "cueva del ratón".

Este lugar es un laberinto de cuevas donde los mayas hacían las ceremonias de iniciación de sus h-men o sacerdotes.

El iniciado era llevado primero a la cueva cercana de Aktún Usil, al Xibalbá, donde se le bautizaba con el "suhuy ha" o agua virgen y después entraba a Aktún Xpukil o Calcehtok donde tenía que superar la prueba del laberinto.

Si lograba mantener la calma en la oscuridad, no se volvía loco ni moría, la persona ya podía ser un h-men.

Calcehtok nos brinda el privilegio de que nuestro guía será Salvador Cuy. Su tatarabuelo descubrió esta cueva en 1840 y por casi doscientos años su familia ha protegido y explorado el lugar.


Al llegar a una inmensa bóveda natural nuestro guía nos muestra imágenes formadas por la roca en las paredes. Las linternas nos muestran un oso, un extraterrestre, un caballo.

Salvador nos pide que nos sentemos, que cerremos los ojos y que apaguemos las linternas. Al apagar las luces nos dice que abramos los ojos. ¡Y al abrirlos no se ve absolutamente nada! ¡Los ojos abiertos no pueden ver en la oscuridad!

Con los ojos abiertos en la oscuridad, sin poder ver nada, y en el silencio del corazón de la tierra, oímos historias que sucedieron a nuestro guía durante sus años como guardián de Aktún-XPukil.

Una hermosa Mantis Religiosa nos acompaña durante el desayuno que tomamos en la terraza del Hotel Flycatcher Inn. A todos nos alegra  regresar a Santa Elena donde podremos comprar  miel y disfrutar de un desayuno en compañía de los dueños de este hoel Kristine y Santiago,  quienes comparten con nosotros historias sobre los antiguos mayas y sobre la selva.
Una Mantis Religiosa nos acompaña
durante el desayuno que tomamos en
el Hotel Flycatcher Inn. A todos nos
alegra regresar a Santa Elena donde
podremos comprar miel y disfrutar
de un desayuno oyendo historias
sobre los antiguos mayas y sobre
la selva de los dueños del hotel
Kristine, Rosita y Santiago 
La historia más impresionante es la de unos jóvenes que se empeñaron en entrar en el laberinto solos y sin guías.

Para evitar accidentes, en Calcehtok está prohibido que las personas entren sin guía. Sin embargo los jóvenes insistieron en que tenían derecho a entrar si pagaban.

Al final se decidió que los jóvenes y sus familias firmaran un documento que libraba de cualquier responsabilidad a los gestores de Calcehtok en caso de accidente.

Los jóvenes se metieron en el laberinto y desaparecieron. Se avisó a las familias de que se habían perdido y se inicio una búsqueda por las grutas.

Cuando los encontraron los jóvenes se habían vuelto locos y gritaban llenos de terror, decían que los perseguían monstruos. Habían perdido la razón.

Después de oír esta historia me pregunto: ¿Deberíamos culpar de esta desgracia a la cueva de Calcehtok? ¿Deberíamos considerar peligrosa a la madre naturaleza por esto? ¿Escribimos una novela de terror sobre los monstruos que aterrorizaron a estos jóvenes hasta volverlos locos?¿O deberíamos comprender la enseñanza que se esconde tras esta tragedia?

Los jóvenes fueron avisados de los peligros del laberinto y tenían a su disposición a los mejores guías. Sin embargo, guiados por su egoísmo, su vanidad y su arrogancia dejaron de lado su sentido común y acabaron locos. Creyeron que el dinero lo soluciona todo y se metieron solos en el laberinto.

Reflexionando sobre esta historia me pregunto: ¿No estará nuestra sociedad, como estos jóvenes, metiéndose en un laberinto creyendo que el dinero lo puede todo?¿No podría nuestra sociedad, engañada por su materialismo, acabar perdida en un laberinto y siendo víctima de los monstruos que su ambición, su vanidad y su egoísmo están creando?

Los zorros

Cuando llegamos a las grutas de Calcehtok sus guardianes nos regalan un gran privilegio ya que nuestro guía será Salvador Cuy, hijo del ya fallecido Roger Cuy, quién dedicó su vida a proteger este laberinto natural.
Cuando llegamos a las grutas de 
Calcehtok sus guardianes nos 
regalan un gran privilegio ya que 
nuestro guía será Salvador Cuy, hijo
del ya fallecido Roger Cuy, quién dedicó 

su vida a proteger este laberinto natural
Después de pasar por un túnel estrecho Salvador nos muestra unos murciélagos vampiros que duermen.

Frente a los hermosos animales tomo conciencia de las injustas historias de terror con las que nos asustaban cuando eramos niños.

La literatura, el cine y la televisión se dedicaban a crear en nosotros miedos hacia la naturaleza que eran, además de falsos, absurdos y crueles.

Las películas hicieron que inconscientemente llegáramos a creer que la naturaleza era monstruosa y peligrosa.

Después de años viajando por selvas y desiertos he comprendido que si respetas a la tierra ella siempre te trata bien. Te da lo que necesitas.

Observando a los frágiles murciélagos me doy cuenta de que los verdaderos monstruos no están en estas selvas ni en estas cavernas. Los verdaderos monstruos son los "hijos de la industria" que viven en las ciudades modernas y en su frías construcciones de concreto. Ciudades adoradoras de naturalezas muertas, rodeadas de humo negro envenenado y llenas de basura.

Los peligros que nos acechan no están en los ataques de los tiburones, los jaguares o los murciélagos vampiros. La verdadera amenaza está en las carreteras, las industrias, los químicos y la contaminación que matan a millones de personas cada día, agotando a la tierra y contaminando nuestros mares.

Los duendes

Escuchar historias en la obscuridad de una cueva es una experiencia única. Me acuerdo entonces de las personas que creen ciegamente las mentiras de nuestra sociedad y se ríen de los que nos gusta soñar con los santos o los duendes.

Estas personas, los ateos y fanáticos de la ciencia, solo creen en la sociedad y sus mentiras. Día a día pierden sus derechos, trabajan más y ganan menos, pierden su salud, ven sus comunidades y la naturaleza siendo destruidas. ¡Y a pesar de pasar décadas siendo engañados todavía se sientan a ver el periódico para estar "informados"!

Después de ver a los murcíelagos 
Salvador Cuy nos muestra una 
mandíbula de un ser humano. En 
esta cueva se refugiaron miles de 
mayas después de la llegada de los 
españoles y en ella sobrevivieron sin 
que pudieran ser sometidos.
En la cueva comprendo que es mejor ser un loco y vivir en un mundo mágico antes de tragarse todas las mentiras de una sociedad adoradora del dinero que manipula, engaña y miente descaradamente.

Dicho esto, dejemos la política y sigamos con la magia.

Calcehtok es un lugar sagrado para los mayas y dentro de sus grutas se encuentra el país de los aluxes, los duendes mayas.

Salvador nos pide que no toquemos nada y respetemos el lugar. "Es un lugar sagrado para nuestros antiguos mayas", comenta.

Hace años leí que los h-men, los chamanes, hacían aluxes de barro para que fueran guardianes de la selva y de los sitios sagrados.

Al ver unas decenas de figuras de barro con las puntas redondeadas comprendo que ¡frente a mí tengo las figuras de los libros antiguos!¡son los aluxes mayas!

No se si por la misma emoción de estar de nuevo ante los aluxes o por la intervención mágica de los elementales, todas mis fotos salen negras. ¡No queda ni una bien!

Dicen que la mejor foto es la que no se toma y eso es cierto, en los momentos más mágicos siempre me quedo con la boca abierta sin tomar fotos.

Mientras observamos a los duendes Salvador nos cuenta su primer encuentro con estos aluxes.

Un día que caminaba por el laberinto un duende salió de una pared y le hizo gestos para que lo acompañara. Cada vez que Salvador se quedaba detrás el duende lo esperaba y le hacía gestos para que lo siguiera. Después de un largo paseo por el laberinto, el ser mágico cruzó la enorme pared de roca y desapareció. Salvador fue corriendo emocionado a contarle a su padre el encuentro.  

El anciano le dijo que había perdido una gran oportunidad porque el alux le estaba mostrando una puerta a otra dimensión. Si hubiera cruzado la roca podría haber conocido el mundo mágico donde viven los aluxes.

Las luces

Nuestro guía Salvador Cuy se agacha y unta  su mano con el barro que los mayas usaban  para decorar su cuerpo en sus rituales y que además tiene muchas propiedades medicinales.
Nuestro guía Salvador Cuy se agacha y
unta su mano con el barro que los 

mayas usaban para decorar su cuerpo 
en sus rituales y que además tiene 
muchas propiedades medicinales.
En el silencio profundo de las cavernas, iluminados por las linternas que llevamos en nuestras frentes, seguimos oyendo historias.

Nuestro guía nos cuenta que muchas veces se quedan en la gruta hasta el atardecer para ver a los millones de murciélagos que salen de la cueva para polinizar la selva.

Una de esas tardes, por petición de unos turistas, el grupo se quedó en la boca de la cueva a esperar la llegada de la medianoche.

A las doce en punto se levantó un aire fuerte dentro de la cueva que duró quince minutos y se oyeron voces que decían "¡vamos, suban, ya salimos!".

No quedaba nadie dentro de la cueva y todos se preguntaban de quienes serían aquellas voces.

Cuando se acercaron a la entrada Salvador dice que vieron"luces y gente bajando por las escaleras de piedra, y hasta yo me asusté porque vimos como si fuera una lluvia de estrellas y se aclaró todo donde estábamos y había una gran luz en el cielo; y eso pasa muchas veces a la medianoche."

El juego

Mi intuición me dice que el laberinto 
maya de Calcehtok o Aktún Xpukil, 
igual que los monos araña, los 
tiburones ballena y los jaguares, 
podría ser otra de las víctimas del
falso "desarrollo" que destruyó mi 

tierra y ahora está llegando a Yucatán
Nuestra última noche en Mérida tenemos una cita con José Manrique Esquivel, un maestro yucateco que ha trabajado durante años para restacar el Pok Ta Pok, juego de pelota ceremonial maya.

Conocí a José Manrique hace unos años cuando realicé un audiovisual sobre este juego milenario.

Me alegra mucho saber que el sueño de José se ha cumplido y que cada viernes se está jugando el Pok Ta Pok frente a la catedral de Mérida.

Comprendo entonces el gran poder que tiene la perseverancia cuando se trata de buscar el bien común.

Después de años de esfuerzo y perserverancia el equipo de Pok Ta Pok de Chapab, liderado por José Manrique, ha logrado que este juego ceremonial vuelva a celebrarse en T'Hó, ciudad prehispánica sobre la que se construyó Mérida.

A continuación puedes ver el audiovisual sobre el equipo de Pok Ta Pok de Chapab



Nada nuevo bajo el sol

Cómo decía Salomón en su Eclesiastés: No hay nada nuevo bajo el sol. 

Mérida, último destino de nuestro Viaje al Centro del Universo, también está sufriendo la llegada del dinero y el "progreso".

Como todas las ciudades que hemos visitado sus árboles están siendo cortados y mutilados al estilo "moderno". Esta nueva moda es dar formas geométricas al árbol cortando gran parte de sus hojas y ramas.
Pájaro pintado en Mérida. El hombre 
nos cuenta que en Yucatán están 
preocupados  porque cada vez hay 
menos animales. Diceque algunas 
personas están echando granos de 
maiz envenenados con agroquímicos 
a losanimales de la selva. ¿Sucederá  
en México como en Europa donde 
están extinguiendo hasta a las abejas?

El desmochado y la poda salvaje, hace que las ciudades suban de temperatura de forma exagerada, que la contaminación empeore y deja a las aves sin sitios adecuados para hacer sus nidos.

Paseando por la plaza encontramos a un anciano y le preguntamos si sabe lo que está sucediendo con los árboles.

El anciano nos comenta que todos están muy preocupados por lo que pasa en Mérida y en el resto de la península.

Nos dice que un familiar se dedica a hacer turismo en la selva y le ha comentado que la cantidad de animales está cayendo mucho.

Al parecer algunos agricultores están echando a la selva puñados de maíz envenenado con herbicidas. Los pájaros y otros animales salvajes acuden a comerse el maíz rociado con agroquímicos y mueren en grandes cantidades.

Esta no es una historia nueva para nosotros. En varios lugares hemos oído el mismo comentario y nosotros mismos hemos visto botes vacíos de glifosato, químico al que están culpando de acabar con las abejas en Europa.

Estas historias sin alma son la prueba 
de que la cultura desalmada del 
"primer mundo" que está llegando a 
Yucatán no es una cultura de 
naturaleza y vida, sino de terror y muerte
En el camino de regreso al hotel oímos a un hombre que canta canciones populares de Campeche en una silla de ruedas.

Unos actores vestidos de europeos llegan contando leyendas europeas disfrazadas de mexicanas.

Sus leyendas sin alma no hablan de Inframundos, ni de aluxes, ni de jaguares con el cielo pintado en la piel.

Sus leyendas sin alma hablan de terror, de fantasmas y de asesinatos. Son historias de muerte; historias muertas.

Sus desalmados cuentos de terror son la prueba de que el "desarrollo", el "progreso" y el "primer mundo" que están llegando a Yucatán no son una manifestación de la naturaleza ni de la vida. Estas historias de terror son el fruto de una cultura que se alimenta de sombras y de muerte.



Lugares recomendados

Hotel Casa del Balam, Mérida, Yucatán
Restaurante La Chaya Maya, Mérida, Yucatán
Hotel Boutique Flycatcher Inn, Santa Elena, Yucatán
Museo Arqueológico de Espera, Andalucía

Sin haber estado personalmente en el lugar no conozco en profundidad los detalles sobre el caso de Calcehtok. Si quieres conocer más detalles llama a Salvador Cuy al 999 2768122.

Fuentes consultadas y adicionales
Deforestan la península de Yucatán
Por qué el desmoche perjudica a los árboles
Alertan sobre riesgos de huracanes en Ciudades de Yucatán
Calcehtok. La Garganta de Venado de Pedernal
Pleito ejidal pone en riesgo atractivo y espeleológico de X-Pukil
Roger Cuy. Guía de Calcehtok
El juego de pelota maya. Pueblos Antiguos
Aluxes, los duendes mayas 
La imparable extinción del lince Ibérico
Etimología verbo votar
Museo Arqueológico de Espera
Mi propio mundo
Drácula histórico
Este diario recoge algunas historias y reflexiones sobre cosas que me pasan en este misterioso viaje que es la vida. Desde la posición de un observador registro algunas situaciones que se presentan ante mí.

Aunque lo intente, mi observación no siempre será acertada, muchas veces estará limitada por mis creencias y condicionada por mi forma de ver el mundo.

Aunque las historias que aparecen en este blog están basadas en hechos reales todas deben ser consideradas cuentos fantásticos. La realidad, para bien o para mal, es sólo una percepción y siempre está condicionada por nuestras creencias y nuestra imaginación.